¿QUÉ ES EL OZONO?

El ozono (O3) es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos de oxígeno, formada al disociarse los 2 átomos que componen el gas de oxígeno. Cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno (O2), formando moléculas de Ozono (O3). A temperatura y presión ambientales el ozono es un gas de olor acre y generalmente incoloro, pero en grandes concentraciones puede volverse ligeramente azulado. El ozono médico se obtiene por medio de un proceso físico, como resultado de una descarga eléctrica, a través de aparatos especiales (ozonizadores) que aportan diferentes concentraciones de ozono según la patología a tratar. Se puede asociar con tratamientos y con la rehabilitación de lesiones óseas y musculares.


OZONOTERAPIA

El ozono tiene entre sus mecanismos de acción un efecto inmunomodulador (estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo antes agresiones externas como las infecciones, y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes) y antiinflamatorio, además del efecto activador de los sistemas antioxidantes endógenos.

El conjunto de estos mecanismos tiene una gran fuerza terapéutica en enfermedades articulares, migraña, Alzheimer, VIH, hepatitis, asma, diabetes, entre muchas otras enfermedades crónico degenerativas.

La ozonoterapia:

• Estimula el riego sanguíneo

• Mejora el suministro de oxígeno a todo el organismo

• Favorece la función desintoxicante del hígado

• Mejora las lesiones del hígado por consumo de alcohol o por virus (hepatitis)

• Reduce intensamente los lípidos sanguíneos

• Disminuye el colesterol y triglicéridos

• Fortalece el mecanismo inmunológico

• Ayuda al organismo a soportar mejor otros tratamientos, por ejemplo la quimio y la radioterapia

• Combate eficazmente el estrés

• Mejora el estado general

Diversos estudios en países de primer mundo en Europa, demuestran y sustentan los grandes beneficios de la Ozonoterapia, hoy dia la medicina del bienestar y el antienvejecimiento.



VÍAS DE APLICACIÓN

• Sistémica: Tratamiento intravenoso, actúa en todo el cuerpo

• Paravertebral: Se aplica en los bordes laterales de las vertebras afectadas

• Sublingual: Se coloca una sonda de bajo calibre en la parte inferior de la lengua

• Autohemotransfusión: Se realiza un proceso de extración, ozononificación e infiltración de sangre

• Rectal: Se realiza a través de una sonda de medio calibre

• Local: Se realiza en zonas y lesiones específicas