ARTRITIS REUMATOIDE

Es una enfermedad crónica que lleva a la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes. También puede afectar otros órganos.

ARTRITIS REUMATOIDE Y OZONOTERAPIA

La Artritis Reumatoide es una enfermedad de comienzo lento e insidioso que constituye una importante causa de incapacidad en personas mayores, pero pueden padecerla incluso niños y ancianos, pudiendo afectar todo el cuerpo y presentarse con periodos de exacerbación y periodos de remisión.

No se conocen aún las causas que la producen, existe una susceptibilidad genética o tendencia a un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, de frecuente aparición después de haber pasado un estrés importante. Suele afectar diferentes articulaciones del cuerpo pudiendo dañar cartílagos, huesos, tendones, ligamentos y sus síntomas principales son rigidez matinal, presencia de nódulos reumatoideos, hinchazón, dolor, enrojecimiento, poca energía, pérdida de apetito y peso entre otros.

La ozonoterapia es uno de los tratamientos de elección para esta patología. De acuerdo al estado en que el paciente llegue se elegirá el esquema de tratamiento más adecuado para cada caso. En general se combina autohemoterapia mayor y la aplicación de ozono localmente en las articulaciones afectadas.

En los pacientes portadores de esta enfermedad se ha observado en un porciento significativo su mejoría ya que la oxigeno-ozonoterapia intra-articular inhibe la síntesis de Interleukinas, observándose una disminución de las mismas en el líquido sinovial, ayudando además el ozono por los efectos analgésicos y antinflamatorios ya mencionados y con la ventaja de que no se utilizan en el enfermo los medicamentos corticoideos. En estos pacientes se les realiza también infiltraciones subcutáneas y periarticulares y se puede asociar la autohemoterapia endovenosa.